HISTORIA DEL BARRIO
LOMA DEL ROYO.

Por D. Vicente Oya Rodríguez, Cronista Oficial de Jaén.

Hay una vista general de la ciudad de Jaén, en un  grabado de 1567, segunda mitad del siglo XVI, firmado por Antonio Vanden Wingaerde, del que se conserva una reproducción, hecha por el Ayuntamiento, y que ofrece una bella perspectiva de nuestra capital ceñida por los cinturones de sus murallas y en la que se ve perfectamente, al Este, la Loma del Rollo, como un espinazo recorrido por un camino que iba por aquí al Puente de Tablas, y, tras la Loma, se deslizaba una depresión en lo que hoy llamamos el Polígono del Valle.

En el grabado, así como el diccionario de Pascual Madoz, publicado entre 1845 y 1850, se refleja y se da noticia del ROLLO de Jaén.

 El Rollo era una columna o pilar que antiguamente se alzaba a la entrada de los pueblos y ciudades o en sitios más o menos apartados, para indicar que era el sitio donde se llevaban a cabo las ejecuciones de las personas condenadas por algún delito. Ante el Rollo se exponía a la vergüenza pública a los delincuentes al objeto de que fueran conocidos por todos. Era esta la pena de la Picota a la que se refieren las famosas Partidas del Rey Alfonso X el Sabio. Esta exposición se hacia por una o varias horas y en ocasiones se sujetaba al reo clavándole una mano al rollo. Estos lugares de ajusticiamiento llamados rollos o picotas funcionaron en España durante la edad media y también en la edad moderna desapareciendo al caer el antiguo sistema penal; dejando tras de si algunos rollos celebres y hasta monumentales, como uno de la ciudad de  Madridejos, donde están grabados en la piedra los escudos nobiliarios de los nobles.

Junto al rollo de Jaén  y no muy distante se encontraba el Cerrillo de la Misericordia, denominación que aun conserva en la actualidad, en la que se concentraban los familiares, amigos, cofrades clérigos.., para pedir misericordia a favor de aquellos que sufrían los castigos o las ejecuciones..

Podemos decir que los precedentes de nuestro barrio quedan claramente definidos, al Este de la Ciudad, sobre una colina, extendida de Sur a Norte, en un territorio encerrado en una ángulo recto,  y enmarcada por las vías hacia Madrid y Granada, hay una porción  importante de la población constituida por los Barrios de Belén y San Roque, antiguo Ejído, donde originariamente estuvo el Rollo y la Loma del Rollo. El vértice de dicho ángulo es la Puerta de Barrera y desde allí partía el viejo camino que iba al Puente de Tablas.

En toda esta ancha Zona se ha consolidado la ciudad de Jaén, a partir de la Guerra Civil (1936/1939).

El Barrio de la Loma del Royo, como hoy se escribe, es un ejemplo claro de que la ciudad se implanta, gana terreno al campo y se arraiga como un vegetal.

Cuando a la ciudad le nace un Barrio se instala allí su espíritu y el campo de humaniza.
 
Por los años 40 del siglo XX se produjo una expansión de la ciudad por el Ejido de Belén  y también hacia la Loma del Royo. El 28 de noviembre de 1946 el Ayuntamiento de Jaén aprobaba el Plan de construcción de viviendas ultrabaratas para esta zona. Esta fecha puede considerarse como la partida de nacimiento del barrio.

Después en enero de 1947, se iniciaban las construcciones y se trazaban las calles según un proyecto del arquitecto municipal. D. Antonio María Sánchez, que entre otras obras llevadas a cabo por el, figura la moderna plaza de toros, levantada en al año 1962 sobre los restos de la antigua que databa de 1847.

En abril de 1956 se constituyó la Cooperativa de Viviendas “José Antonio Girón “construyéndose casas individuales, adosadas, iniciándose en Jaén una nueva modalidad de urbanizaciones.

Aquellas viviendas de la Cooperativa, que hoy conforman buena parte de la estructura principal del barrio, tuvieron en su tiempo muchos pretendientes. La Loma del Royo se convirtió en una zona agradable, en un lugar soleado,  con bellas perspectivas, y hasta  se pensó en hacer lo que llamaban la Ciudad Jardín de Jaén, proyecto éste que no prosperó. .Hubo hasta una campaña de Prensa, a favor de ésta idea, en la que se distinguió por sus artículos,  Carmen Bermúde,z, escritora y poeta, hoy doctora en arte, afincada en Madrid.

Durante más de un siglo, nuestro barrio se ha ido expandiendo con nuevas construcciones y asentamientos de habitantes que ya figura como una comunidad importante dentro de la ciudad y no sin recodar en sus calles la historia de alguna de las personas que dejan historia en Jaén como:

Alonso Barba, arquitecto  que fue del renacimiento continuador de Andrés de Vandelvira, su maestro, en las obras de nuestra esplendida catedral.

Eufrasio López de Rojas, arquitecto del siglo XVII, autor de la fachada de la catedral de Jaén y también del convento de las Carmelitas descalzas.

Obispo Alonso Suarez, que hizo construcciones en la catedral, en San Ildefonso y el llamado Puente del Obispo, sobre el Guadalquivir, entre Jaén y Baeza.

San Juan de la Cruz,  figura mística universal y que también dio nombre a la parroquia.

No podemos olvidar tampoco de nuestro callejero personas relevantes de nuestra época contemporánea como los médicos Juan Nogales y Ramiro rivera, jiennense cardiólogo de fama internacional y el arquitecto Justino Flores, el maestro Emilio Cebrián, que hizo la música del himno a Jaén, los artesanos Senise Colmenero… y entre estas calles con su nombre tan sonoro en la geografía provincial Sierra Magina, que significa magna, grande, mágica, muy a tono y con un símbolo expresivo de la grandeza de nuestra tierra, con su gran hondura misteriosa, en la que yacen tantos hechos históricos que forjaron la historia de nuestro Jaén.

Habría que evocar como en la Loma del Royo, junto al Cerro de la Misericordia, en las tardes dominicales, mucha gente contemplaba desde aquí los partidos de futbol del Real Jaén, y los grupos de seminaristas que venían de paseo a la loma del royo para gozar de los aires puros de esta zona.

Siempre han querido los jiennenses venir a la Loma del Royo, hasta que la poblaron, pero al poblar esta zona, a un mismo tiempo hicieron que Jaén se desarrollara, se extendiera y ampliara sus horizontes.

================================

Nuestro Barrio y las antiguas Vías Pecuarias.

A la provincia de Jaén afluye una de las nueves grandes Cañadas Reales: la Cañada Conquense, que une Sierra Morena con los Montes Universales, y pese a que la vías pecuarias se han visto gravemente afectadas en su estado de conservación, cuando no usurpada su titularidad y su uso en muchos tramos, Jaén sigue siendo rica en este tipo de vías con más de 4700 kilómetros de longitud.

En el término municipal de Jaén, aunque se ha perdido la explotación ganadera podemos retroceder en el tiempo y tomando como base el deslinde efectuado por el perito agrimensor José Tirado Ruiz, en 1850, se constatan la existencia de 36 vías pecuarias de las cuales varias tienen arranque y final en el denominado Ejido de Belén. Hay dos vías pecuarias en el barrio con la categoría de “veredas”, de medida de 25 varas castellanas de anchura cuya equivalencia era de 20.89 metros.

La designada con el número 13 en dicho documento, arranca del Pilar de la Dehesa y siguiendo el camino de Fuerte del Rey pasa por la Alberca de los Patos, llega al Pilar de los Callejones que es aguadero, continua por la Venta de San Roque y termina en el Ejido de Belén.

Posiblemente está tenga continuación con la número 15 que atravesaba toda la Loma del Rollo, desde el Ejido: Arranca del Ejido de Belén y siguiendo la dirección del arroyo Cuesta del Valle pasa por las Lagunillas, continua por el Cerrillo Blanco y sigue hasta el Puente Tablas, donde hay un aguadero.

Parece que descendía por la parte sur oeste del antiguo cementerio, atravesando en diagonal la Loma del Rollo. Es muy posible que pasara por el ROLLO y descendiera diagonalmente en dirección noroeste hacia lo que hoy es la Avda de Santa Maria del Valle, por entre los pisos de nueva construcción que en la década de los 70 Y 80  se construyeron.  En el año 1982 presencié como un pastor con más de cincuenta cabezas de ganado bovino reclamaba el paso entre dichas viviendas. Iba provisto de un cordel con la medida de las 25 varas y antiguos planos. Hubo que dejarle paso y ascendió  la Loma del Rollo por la calle la Luna, en dirección hacia el cementerio de San Eufrasio. Sabía perfectamente donde estaba la vereda, hoy ocupada por edificios y calles. Hoy no tiene sentido el buscarla. Pero estoy seguro que el mapa y el cordel están en manos de otro pastor.


Las vías pecuarias en el término municipal de Jaén
Juan Manuel Arévalo Badía.
Revista SENDA DE LOS HUERTOS Diciembre 1995